No ha levantado grandes edificios como la arquitecta que le hubiera gustado ser, pero los pequeños compuestos químicos que guarda en su nevera con capaces de 'diseñar' un mundo nuevo para las millones de personas afectadas en el mundo por enfermedades tropicales. La catedrática de Química Farmacéutica de la Universidad de Salamanca, Esther del Olmo (Melgar de Fernamental, Burgos, 1961), trabaja en la actualidad en síntesis química para la creación de nuevos medicamentos contra el zika, el dengue o las tricostrongilidosis ovinas, pero también ha puesto su granito de arena, incluso con la obtención patentes, contra la tuberculosis o el cáncer. 

Publicado en Ellas investigan