La primera sensación que se produce al leer el currículum de Amparo Sánchez Navarro es la falta de respiración. Y eso que se trata de la versión resumida de su trayectoria. La segunda, la convicción de que en el reparto del tiempo, a ella le tocaron días de 30 horas, cuanto menos. Ella lo desmiente. Asegura que ser investigadora y docente, haber dirigido 11 tesis doctorales, publicado 81 artículos en revistas científicas internacionales de gran impacto o participado en 27 proyectos de investigación no le deja sin opciones para disfrutar de todo lo demás. Además, investigar le apasiona. Se veía haciéndolo desde pequeña.

Publicado en Ellas investigan