Cuando hace casi cuatro décadas vio cómo, gracias a su trabajo, el estado de un paciente tratado con un barbitúrico clásico se transformó como de la noche al día con solo un ajuste de la dosis supo que ante ella se abría "un campo en el que se podían hacer cosas importantes para mejorar la calidad de vida de la gente".

Publicado en Ellas investigan