Hospital Por Miércoles, 16 Julio 2014 12:07
CIRUGÍA GENERAL

La hernia inguinal se sitúa entre los tres procesos quirúrgicos más frecuentes en el Complejo Asistencial

Las no urgentes se operan cuando la sintomatología impide hacer la vida cotidiana habitual

Vote este artículo
(0 votos)

Las hernias inguinales son una de las patologías quirúrgicas no urgentes más frecuentes y, cada año, en el Complejo Asistencial de Salamanca se realizan unas 400 intervenciones para paliar esta dolencia, más habitual en la etapa adulta, a partir de los 45 años. Con un seguimiento de su evolución se pueden evitar problemas más agudos, como así describe el coordinador de la Unidad de Cirugía Endocrina y de la Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA), Guzmán Franch-Arcas.

La hernia inguinal se sitúa entre los tres primeros procesos quirúrgicos más frecuentes en el Complejo Asistencial de Salamanca, tras las cataratas y las prótesis de cadera. Esta patología surge por debilidades adquiridas de la pared abdominal, y pueden producirse en el niño, el adolescente, la persona joven y el adulto. Pero la gran mayoría aparecen a partir de los 45 o 50 años, "por la debilidad que va apareciendo en ciertos puntos de la pared abdominal que son consecuencia del envejecimiento, conjuntamente con otros factores como pueden ser los esfuerzos físicos, por el tipo de trabajo, que aumenta la presión introabdominal, en puntos donde luego aparecen las hernias", aclara el coordinador de la Unidad de Cirugía Endocrina y de la Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA), Guzmán Franch-Arcas.

Según detalla este especialista, la hernia es la salida a través de un orificio de la pared abdominal "que no debería de existir", la salida del contenido intraabdominal, contenida por la piel. "Esta salida es intermitente y a veces cuando se pone uno en reposo se coloca para adentro pero provoca que empiece a padecer sintomatología, que le duela, una molestia", afirma Franch-Arcas. Y puede provocar problemas agudos que requieren de una cirugía urgente. En concreto, puede quedarse estrangulada, "quedarse atrapada y ese atrapamiento puede producir dos cosas, obstrucción intestinal, y si el riego sanguíneo de ese segmento intestinal que sale de una hernia se ve comprometido por la comprensión es cuando se habla de hernia estrangulada, y es cuando se habla de isquemia, infarto de esa zona del intestino y eso es muy grave y hay que operar urgentemente".

coordinador-unidad-ciruga-endocrina-guzman-franch-arcasDe esta manera, la urgencia llega cuando esa hernia se queda 'atascada', "que no entra y sale libremente", y el siguiente paso es que además de quedarse "atascada", no llegue bien la sangre y esté estrangulada, es decir, que no llega el riego sanguíneo. El doctor Franch-Arcas reconoce que de no operarse rápido en este último caso, "puede obligar hacer una resección de ese segmento del intestino". Cuando esa hernia queda atrapada el principal síntoma es la oclusión intestinal, "el paciente viene por dolor y vómitos continuos, y lo que hay es una obstrucción y se opera de forma urgente".

Habitualmente, si es urgente, el paciente se encuentra mal y acude al hospital, "pero ocurre alguna vez que el diagnóstico se retrasa porque puede haber múltiples problemas que lo retrasen, "o la gente no viene, o vienen pero no le ven al hernia", detalla este cirujano. A veces ocurre en gente muy añosa que no pueden transmitir por su estado de salud su malestar.

Operaciones no urgentes

Pero lo más frecuente son las intervenciones por hernia inguinal no urgentes, que se operan cuando la sintomatología impide hacer la vida cotidiana habitual. "Puedes tener una hernia que no te molesta, pero si has venido a Urgencias porque te dolía mucho, o no puedes hacer la vida habitual, es decir, por ejemplo un señor de 80 años que no puede ir a la huerta por eso, si se le opera", apunta a modo de ejemplos. Asimismo, cree que cada circunstancia es diferente, pero está claro que una persona que está en periodo laboral activo "y por culpa de la hernia resulta que ve limitada sus posibilidades y tiene que pedirse la baja continuamente, hay que operarlo también".

En cuanto a los síntomas habituales, "dolor, molestias locales de la propia protrusión y que impide la demabulación normal", enumera este especialista. La hernia sale y molesta, "y cuando se deja de hacer ejercicio y se estira, la hernia desaparece, pero cuando se pone de pie, otra vez molesta, no se puede hacer esfuerzos, es un círculo vicioso". Y en general se pueden operar todos los casos, "en pacientes más delicados se pueden emplear técnicas con anestesia local". Y al igual que se desgastan las articulaciones, "la pared abdominal, los puntos débiles, acaban debilitándose lo suficientemente para que aparezca una hernia". Y está favorecido por el esfuerzo, "la tos", la gente con bronquitis crónica, y también influye, la obesidad, "por el aumento de la presión introabdominal, que se hace más grande".

Mallas para las hernias inguinales

La operación siempre es la misma, ese orificio por donde sale hay que tratarlo de alguna manera, y hay varios tipos. "Se puede reparar y poner algún tipo de material protésico encima, se suelen poner unos conos para ocluir ese orificio para que no vuelva a salir el contenido a través de él", apunta el cirujano. Antes se intentaba hacer una reparación anatómica y ya está, pero desde hace unos 25 años "surgieron las mallas", y ahora el tratamiento estándar es la colocación de una malla, "para que no vuelva a salir". Lo que hace es que la cicatriz quede integrada dentro del material protésico. "Son materiales que tienen mucha porosidad, de rejilla, por eso lo llaman malla, y hace que la cicatriz quede entre medio de los orificios de la malla". Se trata de materiales inertes, de algún tipo de plástico.

En algunas ocasiones, se ven hernias de gran tamaño, y evolución de hasta 20 años. En esos pacientes puede haber más complicaciones técnicas, al ser muy voluminosas. "Una hernia que protuye mucho, que va aumentando de tamaño, en principio debería de ser valorada como candidata de reparación quirúrgica antes de que con el paso de los años tenga un mayor tamaño, no hay que dejarla". Las hernias más pequeñas y sin molestias tienen que ser revisadas, "y en ese caso es muy raro que se produzca una estrangulación", lo ideal es el seguimiento y la vigilancia, "tiene muy poco riesgo". Los problemas más agudos suelen ser de pacientes que no han tenido una valoración adecuada de la misma, o directamente que no lo han consultado antes. Guzmán Franch-Arcas insiste en que cuando la hernia empieza a dar problemas, "ya le operas", y así se evita futuras urgencias.

Más de una hernia

El paciente puede tener más de una hernia, "hay varios puntos en la anatomía inguinal por donde pueden salir hernias". Es decir, puede existir una hernia compuesta, "o los que tienen hernias en un lado es más frecuente que acaben teniendo en en el otro". El médico cuando les explora siempre mirar a ambos lados. "En ese caso no queda claro si es mejor arreglar las dos, o una, y la otra ya veremos, porque dos de golpe el posoperatorio es más complicado".

Respecto a la intervención, la mayor parte de los pacientes se pueden ir a su casa el mismo día de la intervención, "a las 8 o 10 horas después de la misma", o haciendo una pernoctación en el hospital en función de la hora que esté operado. "Se puede hacer con programación de CMA en la mayor parte", aclara. Y la duración de la operación suele duar un promedio por debajo de los 60 minutos, en función del tamaño de la hernia.

2 comentarios

  • Miércoles, 06 Febrero 2019 19:22 Escrito por: yo mismo

    llevo varios meses con esta dolencia y esperando intervención,llevo 4 meses sin trabajar y sin ingresos,supongo que quieren que pase el post-operatorio tirado en la calle pues ya no tengo ni para el alquiler,te hacen tirar a la basura varios meses de tu vida,no hay derecho.

  • Viernes, 16 Febrero 2018 22:20 Escrito por: melissa

    Tengo un familiar de escasos recursos, tiene 18 años y padece de este mal, cuanto esta mas o menor la intervencion y si el sis opera tambien estos casos. gracias

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Recordamos que Salud a Diario es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos socio-sanitarios, por lo que no podemos responder a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones que debe facilitar un profesional sanitario ante una situación asistencial determinada.

*Campos obligatorios.