Investigadores españoles han diseñado una nueva técnica para superar las barreras existentes a la hora de analizar la actividad eléctrica del cerebro, incluso en frecuencias extremadamente bajas. Un avance que facilitará la investigación de enfermedades como la epilepsia y el desarrollo de nuevos interfaces cerebro-ordenador.

Publicado en Investigación