Pacientes de cerca Por S. A. D. Miércoles, 20 Marzo 2019 14:35
proyecto pionero

Sevilla exporta su modelo de ‘Ciudad Compasiva’ en las I Jornadas de Salud Comunitaria al Final de la Vida

El modelo 'Todos Contigo' ha permitido la atención integral de 76 personas con enfermedad avanzada en el distrito sevillano San Pablo-Santa Justa

Vote este artículo
(0 votos)
Imagen del proyecto 'Ciudad Compasiva' en Sevilla. Imagen del proyecto 'Ciudad Compasiva' en Sevilla.

La provincia de Sevilla exporta su modelo de Ciudad Compasiva de la mano de la directora del programa Todos Contigo, Silvia Librada, en el marco de las Jornadas de Salud Comunitaria al Final de la Vida, que se van a llevar a cabo en el Ayuntamiento de Madrid durante el 21 y 22 de marzo.

En la jornada de mañana jueves, se presenta el proyecto Salud Comunitaria al final de la vida-Comunidad compasiva en dos barrios de Carabanchel (Madrid) y se compartirá un una mesa redonda la Experiencias en Comunidades Compasivas o Cuidadoras de los municipios de Vic, Sevilla y Santurzi, en la que intervendrá Librada con el proyecto demostración de Sevilla Contigo, Ciudad Compasiva a partir de las 12,00 horas.

Este proyecto de Sevilla nace en 2015 como demostración del método Todos Contigo, que se basa en un modelo de innovación social desde la perspectiva de la salud pública en la enfermedad avanzada y final de la vida. En la mesa se ha presentado la experiencia de Sevilla como proyecto pionero en España y demostración del desarrollo de este método que integra la visión sanitaria, social y comunitaria hacia la construcción de redes de cuidados y de acompañamiento alrededor de las personas con enfermedad avanzada y final de la vida.

En el caso concreto de Sevilla, el programa Todos Contigo ha sido ofrecido a 104 personas con enfermedad avanzada de un distrito de la ciudad (San Pablo-Santa Justa de aproximadamente 60.000 habitantes), llegando al 70% de las personas susceptibles de recibir la atención al final de la vida en este distrito.

Media de edad de 74,7 años

De estas personas, con una media de edad de 74,7 años, 52% hombres y 48% mujeres, finalmente han sido beneficiarios del programa un 73% (76 personas) sobre las que se han desarrollado intervenciones comunitarias en un modelo integrado de funcionamiento entre los servicios de atención sanitaria, social y comunitaria mediante la figura del promotor comunitario que también ha sido un elemento de innovación en las jornadas en donde se han explicado las funciones de este profesional y el uso de protocolos de intervención como el Protocolo RedCuida, también diseñado por la Fundación para el desarrollo de estas intervenciones.

De las 76 personas que han sido atendidas por el programa, 43 tenían un diagnóstico de enfermedad oncológica (el 56.5%), 30 no oncológicos (39.4%) y 3 sin datos de diagnóstico de enfermedad. Estas personas fueron derivadas principalmente por los centros de salud del distrito y servicios sociales del ayuntamiento. En referencia a la red de apoyo, el 30% de las personas beneficiarias no contaban con red de apoyo inicial y el 70% restante contaban con cierta red de apoyo, todo ello según la valoración inicial al momento de la inclusión en el programa.

En cuanto a la red de cuidados de familiares y el resto de personas, la media de edad de los cuidadores principales a la fecha de inclusión en el programa de las 76 familias era de 60.2 años, 50 (65.7%) mujeres y 26 (34.3%) hombres. Respecto al grado de implicación del cuidador principal, un total de 18 (23.6 %) tenían una implicación excesiva en los cuidados de su familiar, 39 (51.3%) alta implicación9 (11.8%) baja implicación y en 10 (13.1%) no se pudo realizar una valoración integral de la implicación por falta de tiempo de intervención.

237 visitas presenciales

Durante todo el proceso se han realizado 237 visitas presenciales por parte de la promotora comunitaria a pacientes y se ha intervenido con más de 400 familiares y miembros de la red de cuidados de estos pacientes para conseguir cubrir las necesidades detectadas de cuidados y acompañamiento de estas familias. Los resultados de las intervenciones han conseguido demostrar que se produce, gracias a este modelo de atención integrada, que las redes comunitarias aumenten de 1 (en el momento de intervención) a hasta 8 personas implicadas, pudiendo cubrir así el 100% de las necesidades de cuidados y acompañamiento de estas personas, junto con el resto de necesidades físicas, sociales, emocionales y espirituales que se cubren por parte del resto de los profesionales.

Asimismo, en este modelo de atención se han presentado resultados en estas jornadas sobre la disminución de la soledad social de estas personas, disminución de la sobrecarga del cuidados, mejoras en los cuidados y actividades cotidianas y reducción de los parámetros de dolor, ansiedad y depresión, ocasionando una mejora integral en la calidad de vida de estos pacientes además de la satisfacción percibida por parte de familiares y otros miembros de la red.

Según ha señalado la directora del programa, Silvia Librada, “el objetivo de desarrollar un método y evaluar su implementación en Sevilla Contigo, Ciudad Compasiva, ha permitido hacer realidad este movimiento y establecer alianzas estratégicas con otras organizaciones que ya comienzan a impulsar el desarrollo de Ciudades Contigo, Ciudades Compasivas’con esta metodología, con el fin de actuar como palanca de cambio social y del nuevo modelo de salud hacia la atención integrada en la enfermedad avanzada y al final de la vida”.

Mejoras a todos los niveles

Tal y como se ha comprobado en una reciente revisión sobre la compasión y cuidados paliativos, la compasión provoca en los pacientes mejoras en el aspecto existencial y psicosocial, la empatía y en la escucha activa; mejora el diagnóstico, alivio de los síntomas y seguridad del paciente en la población; los profesionales reciben menos quejas y mejoran su productividad; y las organizaciones diseñan programas según la experiencia de los pacientes.

En esta línea, es imprescindible contar con una estructura de intervención comunitaria en la que haya una comisión dinamizadora de las acciones de proyecto constituida por responsables del Ayuntamiento, centros cívicos y asociaciones que ayuden a proporcionar los recursos para crear una comunidad en la zona de actuación.

Esta comisión, además, debe estar integrada en el ámbito sanitario, social y comunitario para atender las necesidades de las personas que lo necesitan. Así pues, será incondicional la figura de los promotores comunitarios para crear y gestionar redes de cuidados con estas personas y la figura de los conectores comunitarios, personas del propio distrito que ayudan a lanzar el mensaje porque conocen la zona y saben dar respuestas.

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Recordamos que Salud a Diario es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos socio-sanitarios, por lo que no podemos responder a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones que debe facilitar un profesional sanitario ante una situación asistencial determinada.

*Campos obligatorios.