"Tras siete años de recortes, los anestesistas del hospital de Salamanca quieren parar ante la sobrecarga asistencial y horaria que afecta a su salud laboral y conciliación familiar". Así lo aseguraba este viernes el presidente del Sindicato Médico de Salamanca (CESM), Jesús Arcaya, en un tuit al que seguía otro: "Así no se puede seguir, porque podría no solo afectar a los profesionales, sino también a los pacientes".

Publicado en Profesionales