Investigación Por S. A. D. Martes, 07 Mayo 2019 12:39
estudio de la Organización Internacional del Trabajo

Más de la mitad de los trabajadores se exponen a riesgos físicos en el mundo

Se percibe un ambiente de inseguridad laboral generalizado, donde las mujeres perciben salarios muy inferiores respecto a los hombres y en general trabajan más horas

Vote este artículo
(0 votos)
Las personas con un bajo nivel de educación tienen más probabilidades de volver a trabajar en condiciones de esclavitud laboral. Las personas con un bajo nivel de educación tienen más probabilidades de volver a trabajar en condiciones de esclavitud laboral. OIT

Un nuevo estudio de la Organización Internacional del Trabajo y la Agencia Europea de Investigación ofrece un amplio examen sobre la calidad del empleo a nivel mundial. El informe explora en profundidad diversos factores como las horas de trabajo, las diferencias salariales por motivo de género, la exposición a riesgos físicos y la viabilidad de mejorar las aptitudes de los trabajadores.

El nuevo informe estudia la situación laboral de 1.200 millones de trabajadores e indica que hay acusadas diferencias en relación al número de horas semanales trabajadas, diversos niveles de “trabajo intensivo y emocionalmente exigente” y que las personas con menores niveles de formación son las que ostentan unas condiciones laborales más precarias y tienen menos posibilidades de desarrollar sus capacidades.

El macroestudio analizó la calidad del empleo durante el último lustro en 41 países como los 28 países de la Unión Europea, China, Corea, Turquía, Estados Unidos, Argentina, Chile, Uruguay y los países de habla hispana en América Central.

Horas de trabajo

Este primer apartado presenta notables diferencias geográficas. Así, mientras el 15% de los trabajadores de la Unión Europea sobrepasa las 48 horas semanales, esta cifra se eleva hasta el 40% en China y Corea, asciende a más del 50% de trabajadores en Chile y llega a ser hasta un 60% superior en Turquía. Además, en todos los países estudiados al menos uno de cada diez trabajadores labora en su tiempo libre.

Del mismo modo, se indica que, pese a que los hombres trabajan un número superior de horas remuneradas que las mujeres, al incluir la carga de trabajo no remunerado de estas, las mujeres acaban trabajando un mayor número de horas que su contraparte masculina.

Riesgos físicos y cargas de trabajo

En todas las regiones analizadas más de la mitad de los trabajadores están expuestos a riesgos físicos en manos y brazos, mientras que una proporción inferior está expuesta a altas o bajas temperaturas o fuertes ruidos.

El número de empleados que se enfrentan a una intensiva carga de trabajo con plazos ajustados y un ritmo de trabajo intenso afectó a una tercera parte de los trabajadores de la Unión Europea y a la mitad de los asalariados en Estados Unidos, El Salvador, Uruguay y Turquía.

Formación y perspectivas laborales

Una de las premisas inmutables observada a nivel global en el informe, es que un menor nivel de estudios comporta un menor acceso a las oportunidades de crecer laboralmente y a aumentar las competencias.

Los trabajadores que más ampliaron sus conocimientos en su entorno laboral fueron los de la Unión Europea, Estados Unidos y Uruguay con un porcentaje que oscila del 72% al 84%, seguidos por los turcos, con un 57%, los chinos, con un 55%, y los coreanos, con un 32%.

Entre un 45% y un 70% de los trabajadores apuntó poseer autonomía a la hora de desempeñar sus tareas laborales, mientras que los empleados que consideraron tener una influencia en decisiones importantes para su trabajo fluctuaron entre el 33% y el 66%.

Las perspectivas de futuro vienen marcadas principalmente por la incertidumbre a perder el puesto de trabajo que afecta a uno de cada seis trabajadores de la Unión Europea y a uno de cada diez en los Estados Unidos.

La parte positiva de este apartado fue que entre un 30% y un 60% de los empleados indicó que su trabajo les ofrecía perspectivas de progreso profesional.

Brecha salarial

Otra constante observada en el estudio es que las mujeres perciben salarios inferiores al que reciben los hombres y su presencia en la parte inferior de la distribución de ganancias es excesiva. Además, destaca que dicho nivel entre géneros difiere según la situación laboral y la profesión elegida.

Las diferencias en la calidad del trabajo entre hombres y mujeres provienen de las múltiples correlaciones entre los sistemas de bienestar y familiar, las estructuras del mercado laboral, los tipos de vida centrados en el género y la división del trabajo remunerado y no remunerado.

Marco social y conciliación familiar

Pese a que la mayoría de los trabajadores indicaron formar parte de un entorno social comprensivo, y que alrededor de un 70% de ellos evaluó favorablemente la actuación de sus directivos a la hora de gestionarles, un 12% sufrió insultos, conductas humillantes, intimidaciones y comportamientos no deseados de naturaleza sexual o acoso sexual.

Con relación a la conciliación familiar, alrededor del 70% de coreanos pudieron tomar una o dos horas de permiso laboral para asuntos personales o familiares. En Europa, Estados Unidos y Turquía el porcentaje balanceó entre un 20% y un 40%.

Recomendaciones

El estudio indica que es posible mejorar la calidad del trabajo si disminuyen las exigencias a los trabajadores y se reduce su exposición a los riesgos. Además, destaca la importancia de crear un ambiente social positivo en el trabajo y, particularmente, “de directivos y compañeros empáticos”; así como la de establecer un dialogo social que contribuya a mejorar la calidad del empleo.

La OIT y Eurofound exhortaron a todos los países a elaborar encuestas sobre las condiciones laborales en las que incluyan datos equiparables sobre la calidad del empleo, e indicaron de su vital importancia crucial para establecer temas de interés, y proporcionar datos prácticos para la acción política.

 

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Recordamos que Salud a Diario es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos socio-sanitarios, por lo que no podemos responder a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones que debe facilitar un profesional sanitario ante una situación asistencial determinada.

*Campos obligatorios.