Conocer la estructura de las biomoléculas es tan importante como conocer su composición. Para comprender su función no basta con saber cuáles son sus átomos, sino que es necesario saber cómo están ordenados. Por eso, el descubrimiento de la estructura de la biomolécula ADN en 1953 supuso un hito que ganó el Premio Nobel. 

Publicado en Investigación