La enfermedad de Alzheimer (EA), que afecta a más de 800.000 personas solo en España, según datos de la Sociedad Española de Neurología, es la forma predominante de demencia en los ancianos. Uno de los principales problemas a los que se enfrentan médicos y pacientes tanto a la hora de abordar su tratamiento como su prevención es la dificultad de detectarla precozmente. De hecho, se calcula que entre un 30 y un 40% de los afectados está sin diagnosticar.

Publicado en Investigación