Un equipo de investigadores del Instituto Universitario de Oftalmobiología Aplicada (IOBA) y del Departamento de Física de la Materia Condensada de la Universidad de Valladolid (UVa) ha confirmado la falta de validez de los actuales métodos estándares para evaluar la toxicidad de los lotes de perfluoro-octano (PFO), una sustancia que se utiliza tras la cirugía por desprendimiento de retina y que en 2015 causó cerca de 120 casos de ceguera en España.

Publicado en Investigación