Opinión Por Yolanda Ruiz Lancina* Domingo, 07 Mayo 2017 14:22
= SALUSPOT TE CUIDA =

Combatir el absentismo escolar poniendo el foco en las familias

*Psicóloga

Vote este artículo
(0 votos)

En primer lugar, me gustaría explicar que cuando un niño o un adolescente falta a clase en su centro educativo de manera reiterada, estando en edad de recibir una enseñanza obligatoria, estamos ante lo que conocemos como absentismo escolar.

Las causas son muchas, pueden depender de muchos factores que considero muy importantes y en los que habría que detenerse para analizarlos en profundidad. Un alumno puede faltar a clase por una desmotivación personal, por pertenecer a una familia desestructurada, por ser una familia numerosa y estar obligado a colaborar en el trabajo familiar, por falta de control del centro, aunque todos los centros escolares tienen un interesante protocolo de actuación con fichas, en las que apuntan las faltas de asistencia, luego las añaden al expediente personal de cada alumno y comunican tanto a la familia como al departamento de comisión técnica dichas ausencias. Tmbién puede darse un acoso entre compañeros, pertenecer a un núcleo de exclusión, no entender bien el idioma, por violencia familiar y otras muchas causas. Según estadísticas, es en Educación Secundaria donde más absentismo se produce.

¿Cuándo es recomendable ir a una terapia familiar debido al absentismo escolar? Según mi criterio, cuando las faltas sean reiteradas y no estén justificadas adecuadamente. Antes de la intervención psicológica se debería haber reunido el profesorado con la familia del alumno y, ante la falta de entendimiento de todos y la ausencia de recursos para solucionar el tema, se proponga una terapia familiar.

Podríamos estar hablando de una terapia en la que interviniesen el alumno, los padres y el profesorado. Todos ellos están implicados, y el psicólogo necesita información de esas tres ramas para detectar, en primer lugar, dónde está el problema, si el adolescente no está acudiendo a clase por el entorno familiar, si tiene influencias negativas, si se deja llevar y no acude para sentirse integrado con un grupo que también falta a clase o si no acude a clase porque hay un miedo al acoso de sus compañeros.

Puede existir una desmotivación personal o una falta de entendimiento con el profesorado. Primero hay que encontrar el origen del absentismo. Una vez encontrado, hay que aplicar el programa adecuado para cada caso y personalizarlo para conseguir el objetivo, que no es otro que evitar ese absentismo. No se aplica la misma intervención en un problema de acoso, de desmotivación o de consumo de drogas.

El grado de efectividad va a depender del trabajo que realicen las partes implicadas, de la motivación, interés y grado de comunicación que se establezca entre ellos. Desde luego, se aplicará el programa de intervención más adecuado y que previamente haya sido diseñado para solucionar los problemas que se hayan detectado en las entrevistas y pruebas psicométricas, si el psicólogo ha considerado oportuno realizarlas.

 

* Yolanda Ruiz Lancina es psicóloga y miembro de Saluspot

 

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Recordamos que Salud a Diario es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos socio-sanitarios, por lo que no podemos responder a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones que debe facilitar un profesional sanitario ante una situación asistencial determinada.

*Campos obligatorios.