Pacientes de cerca Por S. A. D. Martes, 30 Abril 2019 09:03
congreso esmo en berlín del 2 al 4 de mayo

Cardiólogos y especialistas en Nutrición, claves en el tratamiento multidisciplinar de mujeres con cáncer de mama

Dos estudios confirman resultados positivos con los tratamientos adecuados en mujeres jóvenes pese a padecer tumores más agresivos

Vote este artículo
(0 votos)
ESMO acogerá estudios sobre la importancia de la nutrición y el cáncer en mujeres jóvenes. ESMO acogerá estudios sobre la importancia de la nutrición y el cáncer en mujeres jóvenes. pixabay.com

 “Las innovaciones terapéuticas deben ir acompañadas de una estrategia multidisciplinar y totalmente integrada para la asistencia sanitaria al paciente”, ha recordado el Prof. Giuseppe Curigliano con motivo del Congreso ESMO sobre Cáncer de Mama que tendrá lugar del 2 al 4 de mayo de 2019 en Berlín, Alemania, donde también se van a presentar dos estudios sobre la supervivencia en pacientes jóvenes con este tipo de tumores.

El cáncer de mama es una enfermedad multifacética cuyo tratamiento puede afectar a la vida de las mujeres de muchas maneras diferentes. La quimioterapia, la radioterapia y los tratamientos personalizados son componentes clave del tratamiento estándar del cáncer de mama. “Entre los posibles efectos secundarios de estos tratamientos está la toxicidad cardiovascular, que debemos vigilar con especial atención” ha señalado el Dr. Curigliano. “Las guías de práctica clínica de ESMO sobre la toxicidad cardiovascular inducida por el tratamiento, que fueron diseñadas como una hoja de ruta para controlar el riesgo cardiaco en pacientes con cáncer, han hecho una contribución significativa en este campo”.

Curigliano ha continuado señalando que “el cardiólogo es uno de los diversos especialistas que debería formar parte del equipo médico de cualquier paciente con cáncer de mama y siempre se debería realizar una evaluación cardiaca antes del inicio del tratamiento para identificar trastornos o factores de riesgo preexistentes”.

Se sabe que entre estos factores de riesgo figuran patologías como la diabetes y la hipertensión, pero también factores relacionados con el estilo de vida como el tabaquismo o la obesidad. “Tener sobrepeso u obesidad son factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, no sólo para los pacientes con cáncer, sino para la población en general. Por lo tanto, cuando una mujer con sobrepeso es diagnosticada de cáncer de mama, es esencial que además de consultar a un cardiólogo sea remitida de inmediato a un nutricionista cualificado que pueda ayudarla a perder peso, llevar un estilo de vida saludable y mejorar su estado físico general”, ha enfatizado Curigliano.

Seguimiento nutricional

Aunque herramientas como las guías de la Sociedad Europea de Nutrición Clínica y Metabolismo (ESPEN por sus siglas en inglés) sobre nutrición en pacientes con cáncer han ayudado a estandarizar las prácticas en este ámbito de la atención a los pacientes, los datos científicos sobre la eficacia de la intervención nutricional en mujeres con cáncer de mama siguen siendo escasos.

En un estudio se sometió a seguimiento a 204 pacientes con cáncer de mama precoz que recibieron recomendaciones dietéticas de un nutricionista poco después de que se les diagnosticara la enfermedad. Los resultados preliminares del estudio se van a presentar en el Congreso ESMO sobre Cáncer de Mama en Berlín.

La autora del estudio, la Dra. Luisa Carbognin, de la Universidad de Verona, Italia, señala que “los dos objetivos principales de este ensayo clínico prospectivo eran evaluar el cumplimiento de las directrices dietéticas por parte de las pacientes con cáncer de mama precoz y evaluar la eficacia de la intervención nutricional para perder peso o mantenerlo durante el tratamiento”.

De la muestra de pacientes estudiada, más del 60% de las mujeres tenía sobrepeso o eran obesas y presentaban patrones alimenticios altos en grasas y bajos en fibra. Además, casi la mitad de las participantes en el ensayo tenían en el momento del diagnóstico un peso un 5% superior a su peso corporal habitual y la mayoría presentaba síntomas relacionados con la nutrición como estreñimiento o indigestión. Se prescribió quimioterapia neoadyuvante a 56 pacientes y quimioterapia adyuvante a 92 de ellas. En conjunto, alrededor del 80% de las pacientes recibieron tratamiento endocrino.

“La intervención dietética que recibieron las pacientes consistió en contactos mensuales con el especialista en Nutrición. Se realizaron evaluaciones nutricionales en el periodo basal y seis meses después de la inclusión en el estudio, y todavía se están llevando a cabo otros seguimientos”, explica Carbognin.

Primeros resultados

“Nuestros análisis preliminares mostraron una correlación estadísticamente significativa entre un alto nivel de cumplimiento de las pautas dietéticas y la pérdida de peso. A su vez, la pérdida de peso pareció correlacionarse con menores tasas de depresión, las cuales las evaluamos usando el Cuestionario de calidad de vida de la Organización para la Investigación y el Tratamiento del Cáncer (EORTC QLQ-C30)”.

Según Carbognin, el pequeño tamaño de la muestra y los diferentes tratamientos administrados a las participantes en el estudio constituyen un obstáculo para sacar conclusiones de sus resultados. “Sin embargo, como el estudio todavía sigue en curso, esperamos aumentar el tamaño de la muestra y llegar a realizar análisis de subgrupos para comparar los diferentes tipos de tratamiento y evaluar las posibles diferencias entre ellos”.

Carbognin también ha comentado que “estos resultados iniciales indican que el cumplimiento de las pautas dietéticas puede ser una herramienta eficaz para controlar el peso corporal. Para las mujeres con un peso corporal basal normal, el objetivo es mantener un peso y una forma física saludables durante el transcurso del tratamiento oncológico; por lo tanto, tiene sentido ofrecerles el apoyo de un nutricionista independientemente de su peso en el momento del diagnóstico”.

Con respecto a los resultados del estudio, Curigliano explica que “el mensaje clave es que un nivel de cumplimiento alto de las pautas dietéticas se correlaciona con la pérdida de peso. Sin embargo, debemos tener en cuenta que en el contexto de este estudio, la pérdida de peso observada podría haber estado condicionada por la toxicidad de la quimioterapia que recibieron la mayoría de estas mujeres”.

"La nutrición es un aspecto importante de la atención al paciente en Oncología y es necesario fomentar la investigación en este campo para que la práctica clínica se base en hechos científicos”, ha concluido Curigliano.

Mujeres jóvenes

El cáncer de mama en mujeres jóvenes tiene características biológicas más agresivas que el de las pacientes de más edad, pero los resultados en estas pacientes son positivos cuando se administran los tratamientos recomendados por las directrices, ha señalado el Dr. Matteo Lambertini, portavoz de Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) y especialista del Hospital Policlínico San Martino IRCCS de la Universidad de Génova (Italia), en referencia a los resultados de dos estudios que también se van a presentar en el Congreso ESMO.

El Dr. Lambertini ha destacado que ser una paciente joven per se no es razón para administrar un tratamiento más intensivo: “A las mujeres de menos de 40 años de edad se les suelen diagnosticar tumores de mama más agresivos: por ejemplo, es más probable que sean triple negativos y HER2 positivos. A pesar de ello, las tasas de supervivencia y de recurrencia local son similares a las de la población general de pacientes con cáncer de mama, siempre que reciban el tratamiento adecuado”.

La agresividad del tumor

Un estudio realizado en Portugal con 207 pacientes menores de 35 años demuestra que los tumores en las mujeres jóvenes son agresivos. El cáncer de mama es el tumor más habitual en las mujeres menores de 35 años; en este grupo de edad se diagnostican el 5% de todos los casos de cáncer de mama. En cuanto a los subtipos tumorales de las pacientes del estudio, el 20% eran triple negativo, el 28% HER2 positivo, y un 4% eran de tipo luminal A frente a un 67% de luminal B, lo que confirma que hay mayores porcentajes de subtipos tumorales más agresivos en las mujeres jóvenes. Tras una mediana de seguimiento de 53,5 meses, el 85% de las mujeres estaban vivas, 26 pacientes tenían metástasis y tres habían presentado una recurrencia local.

La autora del estudio, la Dra. Ines F. Eiriz, del Hospital Profesor Doutor Fernando Fonseca de Amadora (Portugal), ha indicado que “la supervivencia libre de enfermedad más larga se observó en las mujeres con tumores positivos para receptores hormonales, seguido de las que tenían tumores HER2 positivos y, por último, las que tenían cáncer de mama triple negativo. La mediana de la supervivencia de las pacientes sin metástasis fue de 130 meses, en comparación con 37 meses en las pacientes con metástasis”.

La recurrencia del tumor

En un segundo estudio realizado en Suiza en el que se analizó la recurrencia del cáncer de mama en 359 mujeres de 50 años de edad o menos se observó que durante una mediana de seguimiento de 45,6 meses 14 pacientes presentaron recurrencia local, seis tuvieron metástasis en otras localizaciones del organismo y nueve, ambas cosas.

La mediana del tiempo transcurrido hasta la recurrencia fue de 31 meses. Los porcentajes de riesgo de recurrencia local a los tres y cinco años fueron del 4,7% y el 9,5%, respectivamente. Las tasas de supervivencia libre de enfermedad fueron del 94,3% y 91,2% a los tres y cinco años, respectivamente. La tasa de supervivencia global a los cinco años fue del 93%.

La autora del estudio, la Dra. Simona Cima, del Instituto de Oncología del Sur de Suiza (IOSI) de Bellinzona (Suiza), ha declarado que “la mayoría de las recurrencias en estas pacientes fueron locales en lugar de metastásicas. Nuestro estudio sigue en curso y el siguiente paso va a consistir en identificar los factores pronóstico de recurrencia local. Por ejemplo, examinaremos la probabilidad de recurrencia local en función del estado del HER2 y del estado triple negativo”.

El Dr. Lambertini señala para terminar que: “No es cierto que el que a una mujer se le diagnostique cáncer de mama a una edad temprana implique que su supervivencia vaya a ser menor o que sea más probable que el cáncer recurra, y estos estudios de nuevo lo confirman. Se deberían administrar tratamientos adecuados recomendados por las directrices a todas las pacientes con cáncer de mama, independientemente de su edad. En estas mujeres debería prestarse especial atención a los posibles efectos secundarios de los tratamientos antitumorales, como el riesgo de infertilidad”.

 

 

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Recordamos que Salud a Diario es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos socio-sanitarios, por lo que no podemos responder a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones que debe facilitar un profesional sanitario ante una situación asistencial determinada.

*Campos obligatorios.