Profesionales Por Jueves, 07 Febrero 2019 20:28
presentación

De cómo ser médico, profesor y sacerdote, y dejar profunda huella

La Universidad de Salamanca publica un libro homenaje a Agustín Ríos González, 30 años al frente de la Capilla de San Jerónimo y a la vez padre de la Hematología salmantina

Vote este artículo
(1 Voto)
Participantes en la presentación de libro sobre el doctor, profesor y sacerdote Agustín Ríos. Participantes en la presentación de libro sobre el doctor, profesor y sacerdote Agustín Ríos.

Un día antes de que se cumpla el segundo aniversario del fallecimiento del doctor Agustín Ríos González, la Universidad de Salamanca le ha rendido un sentido homenaje con la presentación del libro sobre la vida y obra de este médico, profesor y sacerdote, que estuvo nada menos que 30 años al frente de la Real Capilla de San Jerónimo, desde 1987 hasta su fallecimiento el 8 de febrero de 2017.

El acto de presentación de este libro-homenaje, que ha tenido lugar en una concurrida Aula Unamuno del edificio histórico de la USAL, ha estado presidido por el vicerrector de Política Académica y Participación Social de la USAL, Enrique Cabero; el director de Ediciones Universidad de Salamanca, José Luis de las Heras; el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Salamanca, Santiago Santa Cruz; el decano de la Facultad de Medicina, Francisco Javier García Criado; el director del Departamento de Hematología, Marcos González; así como los coordinadores del libro, Antonio Heredia Soriano y Emilio Fernández Vallina, y la doctora Consuelo del Cañizo, una de las colaboradoras del libro, y compañera en los orígenes del Servicio de Hematología en el hospital Clínico.

"Ser profesor nunca ha sido nada fáicil, pero ser capellán tampoco, sobre todo en una institución no confesional como la Universidad de Salamanca y en un mundo cada vez más secularizado", aseguró José Luis de las Heras, sin olvidar tampoco que la primera vocación de Agustín Ríos fue la Medicina, "ser como el médico de su pueblo, Valencia de Alcántara, y conducir un Fiat". Con esa idea vino a Salamanca y aquí la hizo realidad, pero su prematuro encuentro con Avelino López de Castro, fundador de los avelinos, "le marcó de por vida, se hizo sacerdote" y conjugó "la cura de las almas con la de los cuerpos", según añadió también el director de Ediciones Universidad de Salamanca para presentar una obra que es también historia de la Capilla, de la Facultad de Medicina y de la Hematología, hoy un servicio de referencia nacional e internacional. 

agustindelosrios libro publicoAsí, las más de 200 páginas de esta obra narran, con textos e imágenes, las dimensiones principales de la vida de un académico extraordinario que compaginó su actividad docente, investigadora y asistencial como profesor de Medicina en el área de Hematología, con su dedicación como sacerdote y capellán de la Real Capilla de San Jerónimo de la Universidad.

Como explicó Antonio Heredia Soriano, se trata, sobre todo, "de la experiencia que tuvieron con el profesor Ríos los 14 autores que firman el libro con inteligencia y recuerdos, haciendo un hermosos arco iris de perspectivas". A lo largo de nueve capítulos, más la presentación a cargo de Enrique Cabero y un albúm de fotografías, el lector puede ir descubriendo el relato más "íntimo y cercano" a cargo del sobrino del profesor, Enrique Jiménez Ríos; pasando por la semblanza de don Agustín que hace Enrique Battaner como cómplice en una vida universitaria compleja: hasta el recuerdo de quienes han sido y son sus cómplices en llevar el servicio de Hematología del hospital de Salamanca a lo más alto: Consuelo del Cañizo, Jesús San Miguel, Marcos González y Fermín Sánchez-Guijo.

El coordinador del libro añade que es "de hondos sentimientos, con cariño y admiración por su compadre" el relato de "brillante colorido" que dejó también escrito el doctor José Almeida, recientemente fallecido pero muy presente en la sala por el recuerdo de tantos compañeros y la cariñosa presencia de gran parte de su familia. "Personalísimas" también son las aportaciones de Jesús Carretero y Juan Jesús Cruz, quien descubre además una faceta poco conocida de Agustín Ríos, "su hondo espíritu deportivo".

agustindelosrios libro mesa

En el capítulo siete se recoge el homenaje que recibió el padre Ríos de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) el 13 de febrero de 2017, a los pocos días de su fallecimiento, con profundas palabras de agradecimiento como las que escribió la doctora Del Cañizo y que hoy ha vuelto a rememorar en la presentación del libro. "Fue la persona que me “captó” para la Hematología... a él le debo en gran medida todo lo que ha sido mi carrera profesional", aseguró entonces, destacando su gran sentido del humor, su entrega a los demás y la enorme capacidad de afecto hacia las personas de su alrededor.

Capítulo relevante es el dedicado a su 30 años como capellán, además del que repasa su extensa producción científica. En definitiva, un libro que presenta al padre Ríos desde una perspectiva poliédrica en que se ha buscado reunir el discurso académico con la experiencia personal de los colaboradores, así como la descripción de las peripecias y logros del profesor, médico y sacerdote, con la exposición de las vivencias, el cariño y el agradecimiento de amigos y colegas. 

La obra, coordinada por los catedráticos de Filología Latina y Filosofía de la USAL, Emilio Fernández Vallina y Antonio Heredia Soriano, respectivamente, se inicia con la presentación del vicerrector-presidente de la Junta de Capilla, Enrique Cabero, quien destaca “la admiración de cuantos por fortuna coincidimos en nuestro camino con el homenajeado, de todos aquellos que pudimos disfrutar de su generosidad, su quehacer comprometido con las per­sonas, pues amaba servir al prójimo en el ejercicio de sus vocaciones, y su humor inteligente”.

Bastaría con una anécdota para entender esa cualidad propia sólo de unos pocos, la de dejar huella por esa generosidad alegre, "sin floripondios clericales", como bien señaló Emilio Fernández al contar como fue capaz de convertir a un taxista no creyente en lo que dura un viaje a Madrid.

 

 

 

1 comentario

  • Viernes, 08 Febrero 2019 15:07 Escrito por: Fernando Carrasco

    Me sumo, a este homenaje a un Gran Hombre y Mejor Persona. Del que desde Sevilla, le recuerdo por su enseñanza y generosidad. Aportándonos sus conocimientos con ejemplar sencillez y humanidad.
    "Hizo camino al andar".

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Recordamos que Salud a Diario es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos socio-sanitarios, por lo que no podemos responder a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones que debe facilitar un profesional sanitario ante una situación asistencial determinada.

*Campos obligatorios.