Opinión Por CENIE* Miércoles, 08 Mayo 2019 15:00
= EN ABIERTO =

¿A quién llamas mayor?

*Centro Internacional sobre Envejecimiento

Vote este artículo
(0 votos)

El lenguaje utilizado para describir a las personas en sus cincuenta y más años casi siempre tiene connotaciones negativas. Aunque a menudo nos dicen que los 50 son los nuevos 30 o los 60 los nuevos 40, de alguna manera la palabra "mayor" evoca imágenes negativas. La edad se asocia con personas frágiles, menos capaces o incluso débiles, términos que disminuyen el valor percibido de los adultos mayores.

CENIE mayor bCon anuncios de cremas antienvejecimiento que equiparan a los jóvenes con la belleza y las arrugas con la decadencia, las imágenes, muchas veces duras y poco halagüeñas, dan forma a suposiciones sobre el envejecimiento. Aunque las personas pueden esperar una buena salud y felicidad, tienden a creer que envejecer implica deterioro y declive.

Las expectativas pueden verse cumplidas a medida que las personas comienzan a experimentar cambios asociados con el envejecimiento: dolores de rodillas o problemas de audición, por ejemplo. Si una persona ha internalizado estereotipos negativos, su confianza puede verse erosionada, las respuestas de estrés se activan, la motivación disminuye y la sensación de eficacia queda dañada.

Ahora bien, ¿se pueden mejorar las imágenes positivas del envejecimiento y se pueden reducir los efectos de los estereotipos negativos?

Es hora de arrojar las etiquetas. Describir a alguien por su edad debería ser tan inaceptable como describirlo por su género, raza, religión o color de piel. Estas características no necesariamente significan aptitud para el trabajo, reclutamiento para un puesto en particular o entrenamiento para ciertas habilidades.

Esos puntos de vista pueden haber prevalecido en el pasado, pero ya no son aceptables. Es hora de hacer lo mismo por la edad. No se debe permitir que la discriminación coloree el pensamiento de los empleadores, o de la sociedad en general, sobre las características y habilidades de una persona. Las normas y estereotipos sociales pueden tener un impacto negativo en las vidas de millones de personas.

Entonces, ¿podemos pensar en un lenguaje positivo o sin prejuicios? Descripciones de hechos sin imágenes negativas? ¿Qué hay de "adultos mayores"? Es lo más cercano que puedo sugerir a una descripción más justa que permita que las personas sean consideradas por sus propios méritos, como individuos en lugar de estereotipos sociales. Dejemos las etiquetas atrás y reconozcamos la maravillosa diversidad que la edad avanzada puede traer a la sociedad, a la economía y a los individuos mismos. Veamos cómo hacerlo:

Reemplazar estereotipos: Esto implica tomar conciencia y luego alterar las respuestas informadas por estereotipos. En lugar de asumir que un senior con un bastón necesita tu ayuda, por ejemplo, puedes preguntar: "¿Te ayudo?", una pregunta que respeta la autonomía de un individuo.

Adoptar nuevas imágenes: Esto implica pensar en personas que no se ajustan al estereotipo que reconoces. Podría tratarse de un grupo de personas (atletas de más edad), una persona famosa (el productor de televisión Norman Lear, ahora de 95 años, acaba de vender un programa sobre el envejecimiento a la NBC) o alguien que conoces.

Cambiar perspectivas: Esto implica imaginarte a ti mismo como un miembro del grupo que has estado estereotipando.

Hacer contacto: Interactúa con las personas que has estado estereotipando. Visita y habla con ese amigo que ahora vive en una comunidad de jubilados.

Accede AQUÍ al portal del CENIE

 

Deja un comentario

No está permitido escribir comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Recordamos que Salud a Diario es un medio de comunicación que difunde información de carácter general relacionada con distintos ámbitos socio-sanitarios, por lo que no podemos responder a consultas concretas sobre casos médicos o asistenciales particulares. Las noticias que publicamos no sustituyen a la información, el diagnóstico y/o tratamiento o a las recomendaciones que debe facilitar un profesional sanitario ante una situación asistencial determinada.

*Campos obligatorios.